Archivo de la etiqueta: aspergers

Back to the Kong. 2.

Primero:

Cuando pienso en lo que pudo haber pasado

Me retiro de la gran sala del presente

Y deambulo en pasillos laterales

del tiempo

Donde

Todo

Está bien

Es un poema mío.

Segundo:

The only emperor is the emperor of ice-creams. Wallace Stevens.

Tercero:

Querido Kong,

Estoy asombrado de que sepas casi toda mi situación actual. Nunca me dejaste en claro cuál es tu método de adivinación. Debe ser el I Ching supongo. Hexagramas…

Pero claro el pasado no se adivina. El pasado se lee. Aunque pueda ser ilegible. Y para decodificarlo más allá de que leas retazos se necesita adivinar.

Entre tus antepasados figura el fundador del feng shui, Huang Shi Kong.

No obstante el método no parece infalible. Hay lagunas que voy a llenar en esta entrega de nuestras aventuras. Ésta es sobre lo que yo llamo la situación japonesa.

En 2014 recibí una carta de Asami (Marisol) Terashima (esta es la ex que vos decís). Ella es argentina pero con ascendencia japonesa. No de Okinawa, de Tokio.

Ella convivía conmigo y desapareció de un día para el otro. Con la promesa de ir a buscar un trabajo y volver. Yo también me fui a buscar un trabajo . Y en ese trabajo, una obra social, días antes de mi cumpleaños número 36 recibí un email de Asami Terashima totalmente descalificatorio para la discapacidad, y estigmatizante.

En la carta, decía que yo la había tomado del cuello y que era un ser humano egoísta y nefasto y que no importaba ni mi autismo ni mi sordera o que recién tuviera audífonos. A pesar de que fuera autista y que ya estaba atendido me recomendó ser sobre atendido por otro profesional. Todo lo dicho era falso.

Eso terminó en varios desastres para mi. La pérdida de diagnóstico de Asperger. Y me medicaron con quetiapina XR y risperidona algo que me causó una depresión y un estrés postraumatico y puso en juego mi vida.

También en ese entonces por los efectos de esa carta, por el estado de letargo en que la medicación lo deja a uno, fui abusado por una persona que trabajaba para discapacidades y que dijo ser entrenado por japoneses. Y por otro lado tuve severos problemas familiares. Según me contaron, la familia Terashima acusó a la mía de iniciar acciones si yo citaba a la hija en psicólogos para que enfrentara los problemas que ella tenía y su propio diagnóstico de Autismo / Asperger´s.

Ahora en 2021 la tal señorita viene a hackearme el celular y a poner un helado en la foto de perfil de Facebook . Algo que sabe bien que estaba relacionado con un pedido mío de 2014.

Así armaron la historia en Julio de 2021, para que yo la vea:

Helado
Come back!

Lo que yo necesitaba es que la familia Terashima, o por lo menos esa rama, pidiera perdón a mi familia por el tremendo mal que una persona que convivía con una persona con discapacidad certificada como yo nos hizo al actuar de esa manera tan imprevisible y errática.

En vez de eso, en 2021, 9 años después cuando yo estaba pidiendo justicia, me armaron un juego estúpido. Sin sentido, manipulando mis emociones y jugando con mi tiempo.

Y usando la asíntota propia del Asperger (tenés razón es el tema de AI, la película de Spielberg) para dejarme atrapado en Lanús hasta septiembre de 2022 en un entorno muy poco favorable.

Mientras la señorita sigue sonriendo vaya saber uno dónde (y yo sigo hackeado por ella, con el teléfono pinchado) yo todavía no tengo la paz que su accionar arrebató. Tiempo perdido.

No me parece justo que por poder y dinero jueguen con la discapacidad. No tengo abogados para parar esta necedad. Ni amigos hackers a mano…

En fin. Una vergüenza sin igual en la historia de la discapacidad.

Una pregunta a vos que estás versado en tecnología del futuro. ¿Quién es capaz de meterse en 2021 en una casa y hacer un rayo verde? ¿Cómo lo hacen?

Estaba durmiendo cuando lo vi. Fue por la mañana. Al despertar. Pensé que era un dron y salté, literalmente, de la cama mientras pensaba en cómo se originó la conciencia humana, la mente. Estaba soñando con un río, o un charco de agua…

¿Qué significa un rayo verde? Encontré un libro de saldo, acá en una librería de viejo, que se llama Los rayos y las iniciaciones, de Alice A. Bailey. También vi la película The Green Knight, claro. No la nombras en tu carta.

Más allá de las ficciones, me aterré bastante al pensar que pude ser objeto de algún tipo de iniciación por parte de un entorno descontrolado. También pensé que la gente en medio de la pandemia había enloquecido.

¿Qué sabes al respecto, querido Kong? Agradezco cualquier información que puedas brindarme desde tu asiento en otro espacio y en otro tiempo.

Te saluda tu fiel amigo del pasado,

Adrián Gastón Fares

PD1: Te escribo desde mi departamento en la ciudad de Buenos Aires, pude escapar de la casa de mi abuela materna. No fue fácil. Al darme vuelta vi un cúmulo de cucarachas muertas, recordé el frío terrible que me hacía temblar en las noches de invierno, recordé las siestas con pesadillas, los sabañones que volvieron a atacarme (tenía las manos que explotaban), el baño sin puerta, y la desazón de saberme atrapado de nuevo en el lugar de donde escapé a los 25 años. Según un texto de Shánkara, la casa de mi abuela materna, era la casa del perro. En un momento sentí que luchaba contra un ejército de miles de hombres. Creo que eso fue cuando, gracias al gerente de jurídicos de una institución de cine que me habló de VITRIOL, como vos relatas, más cierta relación entre el lado izquierdo del cerebro (la cabeza o el cuerpo) y cierta tradición masónica, terminé leyendo en internet sobre el grado 32 de la masonería y recuperando unos documentos de mi tío abuelo, el letrista de tango, que estaban escritos por unos autores uruguayos.

También me llevé cosas buenas, claro. Siempre lo hago, vaya donde vaya.

PD2: Por otro lado, sobre una luz verde está el libro de Jules Verne, El Rayo Verde. Creo que mi amigo Gabriel Quiroga me recomendó que leyera a Verne. O que leyera ciencia ficción. A pesar de que escribo ciencia ficción, todos me dicen que lea ciencia ficción. Parece que es propio del Asperger. A mí me gustan las historias de robots y androides, sin lugar a dudas, pero no cualquiera. Me gustó Klara y el Sol, de Ishiguro. Ésa esa una buena novela. Y claro me leo todo Thomas Pynchon.

PD3:

Pensándolo bien, mejor, Kong, y siguiendo al predictivo alocado de mi celular que me remite a este cortometraje, te dejo esto.

Es un corto de un mes antes del desastre. Allá por 2014. Seguro ya lo viste si YouTube sigue existiendo en tu época. Aquí está la tal Asami Terashima y aquí estoy yo también. A veces parece que quedé atrapado en esa pieza para siempre. Alguna tiene que venir y sacarme, espero.

Clara Park.

Ver sobre su trabajo y su libro El asedio y el siguiente Nirvana la vida de una hija con autismo.

Clara era una ensayista de renombre.

Hablaba del libertador holandés Guillermo El silencioso (Guillermo de Orange-Nassau):

«No es necesario tener esperanza para intentarlo; no es necesario tener éxito para perseverar» (cosas de autoayuda)

¿No hay una película sobre esta mujer?

Es interesante porque enfrentó la teoría de las madres heladeras.

por Adrián Gastón Fares. An artist like me. Notas sobre Asperger´s y poemas.

An artist like me. Notas sobre Asperger´s y poemas.

Caer linealmente hacia el centro

Como un meteorito.

Nada de orbitarte,

querida estrella.

Rompamos los sistemas,

planetarios.

Despidamos al universo.

Sería una ola de despidos.

Basta de resistencia,

que vuelva a temblar

(danos la fuerza para mirarnos con fijeza).

Inventemos una mañana sin tarde

Una noche sin amanecer

Un día sin otro

Un futuro sin niños

Ya estamos grandes y crecidos

Destruyamos al mundo con amor

Sin tocar ningún botón

rojo.

Dejemos vacía de incertidumbre la tierra de tus zapatos.

Y repletos de misterios los mares de lágrimas.

Nada es viejo,

Todo es nuevo.

Y aquel Señor que dice que no

tiene valor la escritura

Es porque no sabe

Que con el culo en el asiento

El cerebro permanece en su centro.

Las plazas están vacías.

Hasta que no descubramos,

al último escondido.

El juego no termina.

Ya estoy grande para esto.

Dice el universo.

Por eso vos y yo

no paramos de

sonreír toda la noche.

Lástima

En la oscuridad

Tu cara no se ve.

Mi sonrisa perdida,

Mi cara abatida bajo el sol.

Me acuerdo que

En tu cama me miré

Y en tu espejo me dormí

Sonriendo.

Nunca más.

por Adrián Gastón Fares.

Escrito: February 17, 2019 at 4:46 A.M.